21 de agosto de 2013

Factores sociales y ambientales que influyen en la salud y en los procesos de enfermedad



En cualquier entorno, existen personas y grupos de individuos que tienen una mayor probabilidad de padecer enfermedades, sufrir accidentes o morir prematuramente. Los avances científicos de las últimas décadas han podido determinar que las enfermedades no ocurren de forma aleatoria, y que la mayor o menor vulnerabilidad de las personas a la hora de enfermar se debe a la interacción de factores ambientales, bio-psicosociales y genéticos.

Y es que, cada vez más, se está conectando el concepto de salud a otras áreas como la social, la económica e incluso la política, rompiendo con la idea de que los determinantes de la salud no están localizados únicamente en el interior del individuo, sino que se encuentran fuera de él y, muchas veces, fuera del alcance de los profesionales de la salud. De este modo, el enfoque biológico como factor único es reemplazado por un modelo holístico e integral, en el que un número variable de actores sociales y ambientales complementan o incluso suplen  a los servicios médicos. 

Los acontecimientos de la vida:
Desde este punto de vista global,  tenemos que los factores de riesgo de la enfermedad están sujetos al entorno psicosocial, ecológico, económico,... y a factores personales como la educación y las experiencias previas. Además de éstos, existe otro concepto que cada vez se tiene más en cuenta: “Los acontecimientos significativos de la vida”, que se definen como el conjunto de hechos, deseados o no, que ocurren en la vida de una persona, que tienen una gran importancia por el gran impacto que provocan sobre los aspectos emocionales, y por los cambios que pueden introducir en los hábitos y en las costumbres, y que además, requieren un esfuerzo adaptativo.


Factores sociales y ambientales salud procesos enfermedad: tratamientos calidad de vida psicología tabaquismo ansiedad depresión


Diversos estudios apoyan la idea de que la ocurrencia de estos acontecimientos (divorcios, fallecimiento de un ser querido, pérdida de empleo,...)  actúan como precursores de estados de enfermedad o accidentes, ya que provocan cambios y modificaciones en el estado de ánimo, en las respuestas neuroendocrinas, en la tensión arterial, en la capacidad de atención,... hechos que tienden a reducir la capacidad laboral, a crear una cierta propensión a los accidentes y, lo peor de todo, a adoptar o intensificar ciertos comportamientos nocivos como fumar, abusar de las bebidas alcohólicas o descuidar el tratamiento de una enfermedad grave.

El aislamiento:
Todas las personas pueden contribuir a la educación para la salud, ya sea desde el hogar, la familia, el círculo de amigos, el centro de salud, el hospital, la parroquia, la escuela,...  mejorando el nivel de salud y de calidad de vida mediante el logro de actitudes y comportamientos de salud positivos, conscientes y responsables.

El aislamiento ocasiona cambios en el cerebro que, a su vez, provocan incapacidad de decisión y una disminución de la capacidad de aprendizaje. El cerebro realmente registra el aislamiento social del individuo y se ve afectado en su rendimiento y funcionamiento. Diversas investigaciones han demostrado que, cuando las personas están socialmente aisladas, dejan de tener un “comportamiento normal”, entendido en el sentido de que el autocontrol empieza a fallarles. Es habitual que las personas que se encuentran en una situación de aislamiento social reaccionen abusando del alcohol, volviéndose agresivos o con un bajo rendimiento escolar o laboral. 


Factores sociales y ambientales salud procesos enfermedad: tratamientos calidad de vida psicología tabaquismo ansiedad depresión

El profesor de psicología de la Universidad de Georgia, Keith Campbell realizó una investigación con el fin de estudiar los patrones cerebrales de sujetos socialmente excluidos, utilizando una técnica denominada MEG (magnetoencefalografía), que mide los campos magnéticos generados de forma espontánea por las neuronas activas en el cerebro. Los datos de la MEG revelaron que la actividad cerebral de aquellos participantes que habían sido socialmente “aislados” tras el cuestionario, era claramente distinta a la de los demás participantes en las regiones cerebrales occipital, parietal y en la corteza prefrontal. La corteza parietal está relacionada con la atención y la corteza prefrontal ayuda al funcionamiento ejecutivo en procesos como la memoria activa y otros comportamientos que sustentan el autocontrol. Por tanto, existe un vínculo entre el aislamiento, la actividad cerebral, el rendimiento y determinados comportamiento humanos.

Factores físicos/ambientales:
La contaminación del aire y el agua son los dos factores ambientales más comunes que pueden perjudicar la salud y a ocasionar problemas de salud, respiratorios, gastrointestinales y otras enfermedades como el cáncer. La contaminación microbiológica, química y radiológica de las aguas destinadas al consumo humano, a actividades recreativas o al riego de cultivos, puede causar o favorecer la aparición de multitud de enfermedades.

Diferentes estudios realizados en los últimos años concluyen en que los incrementos de los niveles de la contaminación atmosférica se asocian con efectos nocivos sobre la salud, especialmente respiratorios y cardiovasculares, aunque también evidencian efectos reproductivos adversos, como el aumento de la mortalidad perinatal y de la prematuridad. Se calcula que en Europa, unas 60.000 muertes al año pueden estar relacionadas con una exposición a largo plazo a la contaminación del aire por encima de los niveles permitidos.


Factores sociales y ambientales salud procesos enfermedad: tratamientos calidad de vida psicología tabaquismo ansiedad depresión


Una exposición prolongada a ruidos intensos provoca lo que se conoce como efectos extra-auditivos. Éstos afectan a la salud y a la calidad de vida de los sujetos, llegando a provocar úlceras, diarreas, alteraciones respiratorias, cardiovasculares irritabilidad, ansiedad,... A nivel cognitivo encontramos que puede provocar malestar, alterar la capacidad de concentración, el sueño, el rendimiento  y disminuir o impedir la atención. Hay estudios que relacionan la exposición a ruidos intensos durante la gestación con bajo peso neonatal, prematuridad y abortos. 

Factores ocupacionales:
Además de los contaminantes y agentes químicos que puede haber en determinados ámbitos de trabajo, podemos encontrar factores de carácter psicosocial que pueden acarrear consecuencias negativas para la salud de las personas que los padecen.

El estrés es una respuesta normal del organismo para hacer frente a una “amenaza” del entorno. Sin embargo, el problema surge cuando el cuerpo se encuentra de forma prolongada en este estado de alerta, ya que acaba por agotar las reservas de energía del cuerpo, pudiendo llegar a desencadenar problemas graves. Entre los más importantes encontramos las enfermedades cardíacas y cerebrovasculares, la hipertensión, las úlceras, los problemas musculares y óseos, la alteración de la función inmunológica, el surgimiento de estados de ansiedad, depresión y neurosis, y la incidencia en el abuso de alcohol, tabaco y otras sustancias nocivas.

El burn-out se origina por una respuesta inadecuada a un estrés emocional crónico. Los rasgos principales son el agotamiento físico y/o psicológico, una actitud fija y despersonalizada en la relación a los demás y el sentimiento de inadecuación a la tarea que se ha de realizar. Las consecuencias más habituales para la salud son la hipertensión, los dolores musculares, las alteraciones gastrointestinales, la pérdida de peso, el absentismo laboral, el incremento de conductas agresivas, el abuso de fármacos y alcohol, la aparición de ideas suicidas,...


Factores sociales y ambientales salud procesos enfermedad: tratamientos calidad de vida psicología tabaquismo ansiedad depresión


El mobbing  es una situación en la que se está dando una serie de actuaciones hostiles hacia una persona de forma continuada (unos seis meses aproximadamente). Aunque el mobbing se considera una forma de estrés laboral y comparte la mayoría de los efectos perjudiciales para la salud, se diferencia de las otras formas porque no se da por causas relacionadas con el desempeño del trabajo, sino que tiene su origen en las relaciones que se dan entre las personas y los grupos de la empresa.


Aritz Arozarena
Equipo de psicología - Dependentia

2 comentarios:

Enrique Gómez Prieto dijo...

Muy interesante, me ha hecho reflexionar sobre la importancia de todos los factores que influyen en la salud... Felicidades

Nieves dijo...

He disfrutado de esta lectura y me ha sido muy útil. Gracias.